QUIRON: EL SABIO MAESTRO DE AQUILES
Lic. Miguel Angel García Alzugaray

Quirón era el centauro más inteligente, sabio y con buen carácter de toda su especie. Vivía en una cueva del monte Pelión, en Tesalia, y fue un gran educador en música, arte, caza, moral, medicina y cirugía, y tutor de varios de los héroes más destacados en la mitología griega , entre ellos Aquiles.

Su nombre es un derivado de la palabra griega"mano" y podría traducirse por "hábil con las manos". Está relacionado con el término médico χειρουργός "cirujano, que trabaja con las manos".

Para muchos historiadores del arte clásico, El centauro es la criatura más armoniosa de la zoología y antropología fantásticas. Sin embargo, no fue fácil al arte la biforme hermosura de esos monstruos tremendos y fascinantes que han galopado la historia desde la Hélade hasta nosotros. Llevó siglos a Grecia la búsqueda del arquetipo consagrado en el Partenón o en el templo de Zeus en Olimpia. El centauro es literalmente el "símbolo" (del griego "symballein" reunir) de la condición humana: animal racional, naturaleza diádica, quimera ontológica entre la tierra de lasbestias y el cielo de los dioses.

No obstante, míticamente en Grecia, el Centauro fue pensado como un ser inteligente pero con instinto animal y brutal, sensuales y primitivos; consumidores de carne cruda y cazadores que utilizaban palos y piedras para hacerlo.

Muy explicativo es Píndaro, el poeta lírico griego, en su Pítica Segunda cuando narra el origen de los centauros y los hace descendientes de Ixión (quien "por orden de los dioses (...) extendido sobre la rueda que lo arrastra en su rápido girar, no cesa de repetir a los mortales: "Pensad en pagar a vuestros bienhechores con una generosa correspondencia" .).

De Ixión y Nefele (La Nube) nació Centauro un hijo "tan soberbio como su padre", las Gracias no ayudaron en el parto y por eso fue odiado por los hombres.

Dice Píndaro que, más tarde "se unió en los Valles del Pelion con las yeguas de Tracia, y de este himeneo nació una raza monstruosa, a la vez parecida a su padre por la parte alta de su cuerpo, y a su madre por la parte baja" (Cfr. Pítica Segunda)

En la tradición estuvieron enfrentados a la tribu Lapita. Se les consideraba animales salvajes de pelo erizado que habitaban las montañas de Tesalia -en el Monte Ossa- según se afirma en la Iliada; con una gran facilidad para embriagarse y luego raptar doncellas.

La centauromaquia, la lucha de Centauros y Lapitas, representa la humana existencia en sus más dramáticas dimensiones: convidados a la boda, los centauros se embriagan, raptan a la novia y se entabla la feroz pelea.Ebrios, lúbricos y belicosos -pero también sabios, melancólicos y bondadosos- se muestran los centauros.El amor constituye la quintaesencia del centauro.

a propósito de su embriaguez, Píndaro escribió:"Cuando los Centauros conocieron el poder oculto del vino dulce como la miel, domador de los hombres, rechazaron de sus mesas la leche blanca, se apresuraron a beber el vino en los cuernos de plata, y perdieron la razón"

Solamente Quirón y Folo escaparán a la naturaleza salvaje propia de los Centauros: serán apacibles y hospitalarios con los humanos.

El nacimiento de Quirón se dio un día en el que Cronos, el titán hijo de Urano, andaba por la tierra buscando desesperadamente a Zeus. Al llegar a una isla conocida como Tracia, se encontró con la hermosa oceánide Fílira, la cual terminó cautivándolo.

Cronos termina copulando con Fílira. No obstante, en mitad de su pasión Rea los descubre y Cronos tiene que escapar lejos de su amada. Fílira queda así sumida en una gran tristeza y decide escapar atormentada a las alturas de los montes de Pelasgos. Allí da a luz a su pequeño Quirón. No obstante, la madre observa horrorizada como este ser cuenta con una gran malformación en la parte inferior de su cuerpo, no era humana, era la de un caballo.

Finalmente, Fílira pide ser transformada en ese momento en un árbol de tilo. Así termina la joven tras dar a luz a Quirón.

Ante esto, como pasa muchas veces en la mitología griega y romana, existen varias versiones. Así, unos aseguran que Crono se transformó en caballo cuando Rea los descubrió y así pudo escapar a galope, algo que explicaría en parte la deformación de su hijo.

Además, también hay otra versión bastante extendida en la que Fílira se transforma en yegua para intentar escapar de Crono, pero él se transforma también en caballo y termina violándola.

Por último, otra interpretación completamente alejada de esta hablaría de que Quirón es hijo de Ixión, como bien habla el historiador Suidas

Según diversos mitógrafos de la Antigüedad, Quirón fue tutor de Aquiles,​Asclepio,​Jasón,​Aristeo​y Acteón. Jenofonte, en su obra De la caza, ofrece una lista más amplia de héroes que aprendieron de Quirón el arte de la caza donde incluye a Céfalo, Asclepio, Melanión, Néstor, Anfiarao, Peleo, Telamón, Meleagro, Teseo, Hipólito, Palamedes, Cástor, Pólux, Macaón, Podalirio, Antíloco, Eneas y Aquiles.​

Su fama de médico sabio y prudente corrió por toda Grecia. Quirón conoció a Peleo cuando Acasto, para vengarse de una presunta traición amorosa de éste, le invitó a una cacería durante la cual le robó la espada maravillosa que le había regalado Hefesto y lo abandonó a su suerte entre los centauros. Sin embargo fue salvado por Quirón, que recuperó la espada, profesándose desde entonces una gran amistad entre ambos.

Cuando Peleo se enamoró de Tetis pidió consejo a Quirón para encontrar la forma de seducirla ya que, como todas las nereidas, podía cambiar de forma a su antojo. Quirón le recomendó que una vez que la tocara y la atrapara no la soltase y, así, cuando se volvió calamar, la detuvo de un brazo y no la soltó hasta que regresó a su forma de mujer, con lo cual Peleo pudo tomarla a la fuerza.

Cuando Tetis abandonó a Peleo, éste entregó a Aquiles a Quirón para que lo educara junto con su madre Filira y su esposa, Cariclo, ninfa hija de Apolo. Tetis dejó a Peleo porque éste le recriminó los rituales que hacía sobre Aquiles para dotarlo de inmortalidad, consistentes en quemarlo y luego curar sus quemaduras con ambrosía. Peleo le arrebató a Aquiles sin dar tiempo a que Tetis cubriese con el néctar el talón del niño, y por este motivo entregó a Quirón al niño Aquiles con el talón quemado, así que lo primero que hizo el centauro fue tomar el hueso del talón de Dámiso, un gigante corredor recién fallecido, y con él reemplazar la taba de Aquiles.

Quirón alimentó a Aquiles con jabalíes, entrañas de león y médula de oso para aumentar su valentía; además, le enseñó el tiro con arco, montar a caballo, lanzar el disco, y familiarizarse con las técnicas del pugilato. Varias obras artísticas nos muestran a Aquiles tocando la lira e incluso iniciándose en la escritura. También lo formó en el arte de la elocuencia y la curación de las heridas.

Pasaron los años y un nefasto día Heracles le disparó accidentalmente a Quirón una flecha envenenada con la sangre de la Hidra en el transcurso de una lucha con los centauros, que huían hacia la morada de Quirón. Éste contrajo una dolorosa herida incurable, que le llevó a ceder su inmortalidad a Prometeo, para poder así morir y escapar del dolor. Fue ascendido al cielo como la constelación Sagitario, localizada en la elíptica del Zodiaco y que se puede ver desde el hemisferio norte, o según otras fuentes Centaurus.

Se cuenta que Hércules se propuso encontrar a la Muerte para liberarle. Así, encontró a Prometeo, un Titán encadenado al Cáucaso por Zeus como castigo por haber dado el fuego a los hombres. Cada día, un águila devoraría su hígado, que luego volvería a crecer, así hasta que alguien se apiadase de él y aceptase morir en su lugar. Quirón tomó su lugar, muriendo y liberando a Prometeo. Como recompensa por su trayectoria, Zeus colocó a Quirón en los cielos como la constelación de Sagitario.

Ante la muerte de Quirón, luego de trocar su inmortalidad con Prometeo, Aquiles vertiendo copioso llanto, manteníase en pie y con mano cariñosa estrechaba la descolorida mano del enfermo, grata recompensa al maestro, y cubriendo de besos el rostro del moribundo decía: "Vive yo te lo ruego. ¿Padre, no me dejes! ". Pero al noveno día su cuerpo, varón justo entre todos, quedó rodeado de dos veces siete estrellas o sea ,la Constelación de Sagitario.

Al respecto, Eratóstenes, el destacado matemático que fuera Director de la Gran Biblioteca de Alejandría, en sus Catasterismos expresa que: "Parece que este centauro es Quirón, el que habitaba en el monte Pelión; superaba en justicia a todos los hombres; fue maestro de Asclepio y de Aquiles. Parece también que Heracles marchó, por amor, junto a Quirón, con quien convivió en su cueva honrando a Pan. Fue Quirón el único de los centauros a quien no mató, sino que le escuchaba (según dice Antístenes el socrático en el Heracles). Durante bastante tiempo tuvieron trato; un día cayó una flecha de la aljaba de Heracles y fue a dar al pie de Quirón, quien de esta manera murió. Por la piedad de Quirón, y por su desgracia, Zeus lo colocó en las estrellas. En sus manos, cerca del Altar, esta la constelación del Animalillo, al que parece que está entregando Quirón para un sacrificio, lo cual es la mayor prueba de su piedad.

Tiene tres estrellas sin brillo muy por encima de la cabeza, una brillante en cada hombro, una en el codo izquierdo, una en la punta de la mano, una en la mitad del pecho equino, una en cada casco delantero, cuatro en el lomo, dos brillantes en el vientre, tres en la cola, una brillante en la cadera equina, una en cada rodilla trasera, una en cada casco (trasero). En total veinticuatro. Tiene también en las manos el Animalillo del que hemos hablado, cuya figura se representa como un cuadrilátero.

Algunos dicen que la figurilla es un odre de vino del que vierte el Centauro una libación para los dioses encima del Altar. En la mano derecha tiene el Centauro el Animalillo, en la izquierda un tirso. El Animalillo tiene dos estrellas encima de la cola; una brillante en el lomo, una brillante en el pie delantero y una debajo; tres en la cabeza. En total diez".

Traducción de José Ramón del Canto Nieto. Ediciones Clásicas, Madrid, 1992

Algunas fuentes especulan con que Quirón fuese originalmente un dios tesalio, posteriormente subsumido en el panteón griego como un centauro.

El episodio de la crianza de Aquiles por parte del centauro Quirón gozó de gran popularidad en el arte antiguo, popularidad pareja a la presencia del propio episodio mítico en la literatura. Nuestro primer testimonio de su cultivo artístico pertenece a la época arcaica, siendo grande el número de los documentos plásticos arcaicos que testimonian el mismo motivo mítico.

Así Un ánfora griega del período arcaico testimonia larelación de Quirón con Thetis y

Peleo, los padres de Aquiles, el héroe del talón vulnerable que recibe tratamiento de inmortalidad.

Un desinterés generalizado por este episodio caracteriza, en cambio, al arte plástico deépoca clásica, pero en época helenística e imperial la educaci´ón de Aquiles volveráa adquirir una relevancia considerable como motivo artístico recurrente. La época clásica constituye, por lo tanto, un paréntesis en los documentos plásticos de los que hoy disponemos recreando el tema de la crianza del hijo de Peleo.

Los temas mitológicos, como inspiración de las Bellas Artes, se obscurecieron después de la época helenística y, salvo excepciones, no volvieron a aparecer hasta el Renacimiento y el Barroco. En el caso de la educación de Aquiles aparecen en el siglo xv y continúan en el xvi, xvii, xviii y xiX, teniendo su mayor apogeo en el barroco italiano y entre los autores, en el pintor P. P. Rubens.

Si nos alegra el gran material existente en la época clásica, el que se observa en épocas posteriores mucho más aún, pues, aunque elnúmero de representaciones artísticas sea inferior, la calidad e importancia de los autores que se dedicaron al tema (por ejemplo, Delacroix, Poussin, Van Dyck, etc.) y el valor que les proporciona precisamente su lejanía del mundo clásico, las equipara a las de esta época.

Es interesante destacar que en La divina comedia de Dante, el personaje de Quirón es el guardián jefe del séptimo círculo del Infierno.

Fin