LA MOMIA EGIPCIA DEL MUSEO “EMILIO BACARDÍ” DE SANTIAGO DE CUBA
Lic. Miguel Angel García Alzugaray

La única momia egipcia que existe en Cuba se encuentra en el museo Provincial "Emilio Bacardí" de Santiago de Cuba. Esta momia a, fue comprada por el ilustre patriota e historiador Emilio Bacardí Moreau, Alcalde de Santiago de Cuba y fundador del museo que lleva su nombre que la trajo a nuestro país como carne salada, después de adquirirla en Egipto en 1912.

La pieza es uno de los atractivos principales del referido museo. Se trata de una mujer de unos 40 años de edad y puede ser apreciada junto a su sarcófago con figuras de los Dioses Ra y Osiris, en diferentes posiciones, una mano, un sapo, un gato, un ibis, un halcón y un cocodrilo, animales sagrados, también momificados.

Al principio se creía que pertenecía a la dinastía 18, época floreciente en que Tebas tenía la supremacía (unos 2000 años antes de Cristo. Pero En una visita realizada por Jadwiga Lipinska, egiptóloga polaca, se comprobó que realmente la momia no es tan antigua. Aunque no pudo determinar quien es, pues los exponentes anexos no le pertenecen, sobre todo el cartonaje, en el que se pintaban pasajes de la vida del muerto, dice que por el tipo de momificación pudo ser una mujer de la nobleza o sacerdotal del período tardío, antes del Tolemaico, en que predominaba la clase sacerdotal y estos al igual que los nobles, eran momificados y no solo los faraones como en períodos anteriores.

Del collar que lleva puesto, el colgante es auténtico y representa un escarabajo, animal sagrado para los egipcios, las cuentas no son legítimas.

Llegada de la momia a Cuba

En el año 1912, Emilio Bacardí Moreau, fundador del 1er Museo Biblioteca de Santiago de Cuba, realiza un viaje a Egipto con el objetivo de conseguir una momia de dicho país para el museo, este viaje lo hace acompañado de su esposa Elvira Cape. En una carta fechada 9 de agosto de 1912 de Bacardí a José Bofill, Director del Museo en aquel entonces, le refiere que ya había adquirido la momia, habiéndola comprado en Luxor, antigua Tebas a un anticuario que ya no quería tenerla por más tiempo en su casa. También hace referencia al estado de conservación de la misma, diciéndole que se encontraba en buen estado y con envolturas perfectas. Después de comprarla, tuvo que dejarla en el hotel e ir al Cairo donde, luego de "andares y volveres", logró que el Jefe de Antigüedades le escribiera al Jefe de Estación para que la recibiera y la enviara directamente al museo del Cairo, del que finalmente la momia llega a Cuba pasando por la Aduana como "carne curada", llegando posteriormente a Santiago de Cuba el 15 de noviembre de 1912.

Fuentes:

Fondos documentales del Museo Provincial Emilio Bacardí Moreau