Poesía Narrativa
Página Literaria de Miguel Angel 

TEOTIHUACÁN, CIUDAD DE DIOSES

Lic. Miguel Angel García Alzugaray

27 de febrero del 2018

Orgullosas se yerguen hacia el cielo

Del Sol y la Luna las pirámides,

Ciudad erigida por los dioses

Sus hazañas relatan los anales.

Teotihuacán, ante tus ruinas milenarias

El fiero azteca devoto se postraba,

Cuando nómada y mísero aún corría

¡Tras el águila que a la gloria le guiaba!.

Con asombro recorro la Calzada

De los Muertos me dicen se llamaba,

Cien palacios imponentes me recuerdan

Al sabio pueblo que otrora la habitaba.

Montezuma el rey poeta te cantó

Alabando en nahuatltu belleza,

Mil leyendas se han escrito

¡Sobre tu sin par grandeza!.

Quinametzin, una raza de gigantes

No muy lejos del lago Texcoco,

Forjó el "Quinto Sol"

En medio del caos ignoto.

Quetzalcóatl, la serpiente emplumada

Engendró tus piedras sagradas,

Con el fuego de una estrella

¡Y su sangre idolatrada!.

Cuando aún no había día

Cuando aún no había luz,

Reunidas las deidades

Se sentaron en cruz.

Para hablar entre sí:

? «¡Venid acá, oh, dioses!

«Quién se hará cargo

«De que haya día, de que haya luz?».

Portento de mesoamérica eres

Que a Cortés deslumbrara,

Cuando con las hispanas huestes

Por vez primera te visitara.

No tiene porque envidiar

A la Esfinge dijera,

De la Hélade el canon

¡Ni lo que Roma tuviera!

FIN.


RIMAS ÉPICAS


LEYENDA DEL CARIBE

Lic.Miguel Angel García Alzugaray

La Habana, 14 de Enero del 2014

.....................................


Con sus velas henchidas de viento

Surca el Caribe un navío,

En su mástil más alto ondea

La señal de un corsario bravío.

Como un rayo corta las aguas

Sin temer ningún desafío,

Sus cañones así lo aseguran

Con su trueno que da escalofrío.

Cien piratas salidos quien sabe

Del Averno en que nunca hace frío,

Cual mastines persiguen su presa

Con esfuerzo que nunca es tardío.

De Tortuga zarpó el marino

Olvidando el alcohol y el hastío,

Que producen amores pagados

Que narrar me resulta baldío.

La Medusa se llama su nave

Y hasta Morgan envidia su brío,

Pues con Drake formó en el pasado

Una Armada que fue más que un trío.

Ya avistan las costas de Cuba

Y al galeón que transporta el envío,

De riquezas por reyes soñadas

Pues sus cofres están ya vacíos.

Manda izar la negra bandera

Cuya imagen recordar no ansío,

Pues al verla con pavor sus víctimas

A su dios imploran auxilio.

Ya las bocas de fuego apuntan

Ya su sable empuña el impío,

Más el bajel de repente choca

Con las rocas del insular bajío.

Entre espumas el buque se hunde

Arrastrando consigo al gentío,

Así acaba la triste aventura

Del halcón de los mares de estío.

Sus hazañas en leyendas se narran

Y se aumentan con libre albedrío,

Más con celo el océano oculta

Sus tesoros en abismos sombríos.

FIN


RECORDANDO AL CUCALAMBÉ

Miguel Angel García Alzugaray

La Habana, 16 de Enero del 2014

..................................... 


Sentado en la alta roca

Había un indio cubano,

Con un tabaco en la boca.

Y un guacamayo a su lado.

No pienses, éste le decía

En la bella de Banao,

Pues sólo tiene ojos y mira

¡Al Cacique de Caonao!.

Con el oro de sus ríos

Y mil guerreros armados,

La resguarda de tu vista

En su bohío cerrado.

Miel y frutas de la tierra

Pone a sus pies el malvado,

Con la ilusión de que pronto

¡Sea él su esposo amado!.

¡Basta de charla!, le grita

El taíno enamorado,

Pues con mi lanza fiera

La traeré de nuevo a mi lado.

No hay ni habrá en la vida

Quien se enfrente a mi brazo,

Que los feroces Caribes

¡Temen más que a los rayos!.

Pero el amigo prudente

Respondióle sin demora,

Mas vale maña que fuerza

Te aseguro alocado.

Que en amores el más fuerte

No siempre sale ganando.

Mándále flores del bosque

Y un poema de tu mano,

Y ya verás que regresa

La paloma a su tejado

Así lo hizo el joven

Más el Cacique enojado,

Porque su novia se fuera

Con el indio atolondrado

Desplumó al pobre loro

Por dar un consejo tan malo.

Aquí acaba esta historia

Que rinde culto a Fajardo,

Llamado el Cucalambé

Por los poetas de antaño.

Juan Nápoles es el nombre

De este grandioso bardo,

Que las bellezas de Cuba

Realzó con fuerza en su canto.

FIN


LEYENDA DEL SAMURAI KENSHIN

Miguel Angel García Alzugaray

La Habana, 27 de Enero del 2014

..................................... 


Por las calles del Edo antiguo

Camina un Samurai altivo,

Busca un amo generoso y bueno

Que le brinde protección y abrigo.

Desde Kioto vino presto,

Al llamado de un fiel amigo

Pues rivales del clan enemigo

Amenazan su hacienda y su sino.

Duro y largo ha sido el camino

Y muy poco el guerrero ha dormido,

Pero al fin su promesa ha cumplido,

Que es la ley de su ancestral Bushido.

Kenshin es su nombre conocido

Por Shogunes que su honor han perdido,

En peleas con su brazo fornido

Pues por ello es el más aguerrido.

Su katana de brillo argentino

Por Muramasa forjada ha sido,

Que su hoja afilada ha bruñido

Para que su arte no caiga en olvido.

Su Wakisashi de acero batido

Y un kimono de seda tupido,

Son atuendo por él preferido

Pues más riquezas no ha recibido.

A una taberna ha entrado quedo

Comida y un sake ha pedido,

Y a una Geisha de talle hermoso

Que declame el poema debido.

Con delicia la escucha extasiado

Observando un cerezo florido,

si al luchar es bien despiadado

¡En el arte es un erudito!.

Su descanso fue interrumpido

Cuentan que por un forajido,

Pagado por noble daimío

En venganza por haberlo vencido.

Con mortal tajo deja tendido

En la tierra al feroz bandido,

Sin entender el pobre cuando es herido

¡Por la espada del Samurai temido!.

FIN


LEYENDA DE RAMSÉS II "El Sol de los 9 Arcos".

Miguel Angel García Alzugaray

La Habana, 31 de Enero del 2014

..................................... 


Por las arenas del desierto ardiente

Un dorado carro cual saeta vuela,

Con el corazón oprimido y la faz doliente

El príncipe Ramsés el horizonte vela.

De la lejana Nubia regresa presto

A Tebas, ciudad del Pilono esbelto,

Pues las trompas de Anubis anuncian duelo.

Ya que Seti su padre, de repente ha muerto.

Como un relámpago a su palacio llega

Para ceñir en su majestuosa frente,

La doble corona que una cobra ostenta

Como emblema arcano de su imperio fuerte.

¡Ya eres un dios al igual que Amón!

Así cantan con sin par fervor,

Sacerdotisas con virginal pasión

Que a Ra adoran con singular temor.

Su mano diestra el cetro porta

El pueblo egipcio a sus pies se postra,

Al Faraón aclama su hueste pronta

¡Declara la guerra!, asi le exhorta.

A su lado Nefartari, su flor más bella

Cual Isis amorosa con paciencia espera,

Con el favor de Sotis, la brillante estrella

Que a su regreso a casa su esposo la quiera.

Su cabeza cubre con bélico Nemes

Su pecho protege con fuerte malla,

De áureos hilos y plateados broches

Que Seth guarnece en turquesa talla.

Su brazo firme el arco empuña

Broncínea lanza sus armas adorna,

Ser el más grande confiado sueña

Y derrotar al Hitita en meta se torna.

Hasta Biblos conduce su aguerrido ejército

En Cades obtiene cruenta victoria,

Las fronteras muy lejos extiende con éxito

Y triunfante al Nilo regresa la tropa.

La paz imploran los pobres vencidos

Y una reina de Amuru entregan cual prenda,

Así lo cuentan estelas de Abydos

Y de Abú Simbeel, en que a Horus se ofrenda.

De Libia al Orontes y de Sudán a Creta

67 años gobernó con prudencia,

Sus grandes hazañas hoy narro en mi gesta

Que rinde memoria a su notable sapiencia.

Las ruinas de Tanis recuerdan sus obras

Que varios milenios no han podido borrar,

Pues cual pirámides refrendan sus glorias

Para que por siglos lo puedan honrar.

FIN